22 mayo, 2015

Evelio Domínguez: De la guitarra, un artesano; de la décima, un costumbrista

¡La guitarra está de luto!

"¡Es que hoy no hay música!" (Evelio Domínguez)



HA MUERTO UN HOMBRE BUENO: 
EL POETA COSTUMBRISTA 
Y GENIAL LUTHIER CUBANO EVELIO DOMÍNGUEZ 


Había nacido el 24 de enero de 1930 en la pintoresca provincia cubana de Matanzas, entonces Las Villas.

Tenía 85 años y vivía sembrado en Madrid desde que se vino en 1968.

De puntillas, casi desapercibida, como suelen llegar las noticias ingratas, el maestro Flores Chaviano,
que nos deleitó anoche en la presentación de «Crónicas del Caribe», me despertó hoy con una infausta noticia: 

"Ayer, mientras tocaba la guitarra que me hizo, falleció Evelio Domínguez, gran amigo".

Además de genial luthier, Evelio era excelente decimista y la cubania innata viajó con él toda la vida. 

Tuve la suerte fortuita de conocerlo, porque tenía una tienda muy cerca de mi casa en Madrid. Intimamos poco, pero estuve a tiempo de palpar la picaresca de su poesía que atrapa al primer instante por esa manera costumbrista de decirla. 

Evelio Domínguez lega además, una amplia producción literaria que va desde "La sirena dormida", su libro más buscado, "El héroe del espigón", novela escrita en décima, "Puerta dorada" hasta "Cupido en el monte de afrodita", donde Evelio explaya su picardía mas cubana. Además había escrito "Refranero español en décima".

Ha muerto en Madrid el gran cubano Evelio Domínguez, productor por excelencia de la Guitarra híbrida flamenca/clásica, oficio al que se consagró desde su juventud cubana y que tal vez hizo calar en él su finura de recurrente poeta.

HOY NO HAY MÚSICA 

Anoche fui a decirle adiós en la sala 3 del tanatorio de la M30, en Madrid, y estaba allí dormido con el último verso que estuvo entonando ya en el crepúsculo de sus días: "Es que hoy no hay música!". Y ciertamente, desde el último jueves siniestro que se lo llevó, la música se detuvo en un alma buena, aunque la guitarra y la poética de Evelio, le seguirán recordando toda la vida.

Sus instrumentos quedan como piezas excepcionales, hechas con abeto selecto en la tapa y ciprés selecto en aros y fondo, ébano en el diapasón, y aros de filete rojo en lugar de marquetería en la boca. 

Recordaba ayer el músico y maestro cubano Flores Chaviano, uno de sus amigos mas cercanos hasta el final, que nada mas aterrizar en Madrid en los 60, Evelio ya estaba innovando con la guitarra, y reuniendo desechos de tabla de madera se fabricó su primer "tres cubano", el instrumento que mas adoraba y aplicaba con suma maestría. Hoy, aquella herramienta artesanal que le abrió el camino a la gran academia de la hechura instrumental,  reposa en su casa de Madrid como palosanto sagrado del genio artesanal del amigo que cometió el pecado de pasarse la vida dándole alegría cuerpo.

El sonido de las guitarras de Evelio es impresionante. El mismo jueves de su partida lo pudimos constatar de la mano del maestro Chaviano. Sonaba equilibrada, potente y con mucha proyección. Así salía cada guitarra de sus manos. ¿Cuántas en toda una vida? Decenas, centenares, miles tal vez.

Evelio era como sus guitarras, ni muy alto, ni muy bajo. Pero con su nombre bien en alto se nos espantó la noche del 21 de mayo. Tal vez en ese instante, en muchas partes sonaban las guitarras salidas de sus manos  como la aplicaba el jueves Flores Chaviano. Sonaba, suena y sonará impresionante, como solo la magia en el arte de la fábrica de
Evelio lo podría realizar.

EL LLANTO DE LA GUITARRA


"Se acaba de marchar nuestro querido y gran amigo EVELIO DOMINGUEZ mientras Flores tocaba su guitarra ( construida por él) y yo cantaba, el se iba. Descansa en paz, querido Evelio, no sabes cuanto te vamos a echar de menos, has compartido con nosotros una parte muy importante de nuestras vidas y te quedarás para siempre en nuestros corazones"! (Ana Valdés-Miranda)






















GUITARRA a Evelio Domínguez Canta guitarra con tu voz sonora
como el susurro suave de palmeras
con el murmullo leve de sirenas.
Canta guitarra, que tu luz aflora.
Despierta la mañana, halagadora
con esa resonancia de maderas
con ese contoneo de tus caderas.
Canta guitarra, que vendrá la aurora.

Resuena en ti, con fervoroso canto
tu lira y tu impecable melodía
irradia luz con todo su esplendor deslumbra el sol, en toda tu poesía  
tras esa llama de virtuoso encanto
Canta Guitarra, canta con dulzor. Ana V. Miranda


















DEP Señor y amigo, Evelio Domínguez.

«Crónicas del Caribe»: Entre solos de Chaviano y recuerdos de añoranzas

EN MADRID
UNA PRESENTACIÓN ESTUPENDA DE «CRONICAS DEL CARIBE» (STELLA MARIS, 2015)
¡G  R  A  C  I  A S,  
F  L O  R  E  S!
Lo habíamos sentenciado. Este jueves 21 de mayo ha sido la presentación más guapa de "Crónicas del Caribe", la obra finalista del I Premio de Biografía Histórica Stella Maris, que narra la vida del emigrante asturiano Manuel Antonio Alvarez Alvarez, padre de la radio en Cuba.
Fue un éxito, sin duda. Se llenó el emblemático salón Príncipe de Asturias. Sonó la guitarra del maestro Chaviano y se vendieron libros como en ninguna presentación. 
Fue precisamente Flores Chaviano Jimenez (Caibarién, Cuba,1946), el encargado de abrir la sesión.
Con un catálogo que le abarca casi un centenar de obras a solos, camerísticas y pedagógicas, Flores, hizo gala de su dominio sobre las cuerdas y las cinco piezas que agotó al principio y final de la presentación bastaron para demostrar la música magistral que brota de su ingenio y que ha levantado auditorios de Europa, América y Asia. El jueves tocó el alma y la nostalgia de una sala repleta en el centro de Madrid. 
Flores Chaviano, que reside en España desde 1981, es una de las grandes figuras de la guitarra contemporánea. Tanto como intérprete como compositor, sus trabajos artísticos han sido muy reconocidos por la crítica especializada y hoy en día está considerado como uno de los más importantes creadores cubanos. 

En la disertación que hizo el jueves en un homenaje póstumo a la memoria del emigrante Manuel Alvarez , que él también rememoró desde el recuerdo de su lejana infancia cubana, Flores  nos abrió entre cuerdas su pensamiento musical y nos hizo una aproximación a su obra guitarrística a través de comentarios y la audición de obras que llegaron alimentadas de la suave y melódica voz de Ana Valdes-Miranda, su compañera en la escena y en la vida. ¡Gracias, maestro por venir!

UNA EVOCACIÓN ENTRAÑABLE
  
De la presentación de Crónicas..., me quedo con dos momentos de una evocación entrañable por dos conocedores de la emigración y la historia asturiana.

Valentín Martínez-Otero Pérez, presidente del Centro Asturiano de Madrid: La historia de Manuel Alvarez, se ubica "entre 1850 y 1930, cuando más de 50 millones de europeos emigraron al imperio de ultramar", y es parte, "de un flujo migratorio que contribuyó decisivamente al despliegue de los países de acogida..."
La obra de Manuel tiene sobrada elocuencia en Cuba.

Miguel Ángel Alvelo Céspedes, escritor cubano residente en Madrid:
El Centro de Detención de Tiscornia hacia 1900, describía así la realidad que vivió MANOLÍN al llegar a La Habana: "Multitud de hombres hacinados y encerrados que no podían salir, porque no les dejaban, y les tenían allí recluidos como facinerosos". Manuel describe su paso por Tiscornia como los 30 días peores de su vida. Ya sólo queda seguir contándolo.

«MANOLÍN» CONQUISTA EL ÉTER

Un día fortuito del verano de aquel año, un asturiano, MANOLÍN Alvarez, manipula aparatos raros diseñados por él mismo y emplazados en su propia casa de Céspedes, 7, en Caibarién, Puerto del Norte de Cuba.

Muy cerca, en uno de los edificios de los alrededores, hay una antena rústica ideada por el propio asturiano. En las instalaciones cercanas, los colaboradores de Manolín esperan ansiosos una señal inalámbrica en los receptores que él también ha construido.  
¡De repente se oye un sonido emitiendo chirridos  que representan la letra “S”, transmitidas un momento antes por el mismo Alvarez. ¡Se ha realizado el milagro! Manolin, con 25 años, ha conquistado el éter. La radiotelefonía  es un hecho en Cuba.
98 años después, «Crónicas del Caribe» rescata un episodio para recordarlo toda la vida.

LLENO TOTAL
Salón Príncipe de Asturias de Madrid.
Gracias por venir

20 mayo, 2015

Presentará escritor y periodista cubano Jesús Ángel Díaz Loyola sulibroCrónicas del Caribe


POR Roberto A. Paneque Fonseca

El  escritor y periodista cubano Jesús Ángel Díaz Loyola presentará el 21 de mayo en el Centro Asturiano de Madrid su libro Crónicas del Caribe, de la Editorial Stella Maris, que cuenta la historia de su vida.

Es la historia del emigrante asturiano Manuel Antonio Álvarez Álvarez (“Manolín”) que se pasó 80 años en Cuba y fue erigido en Padre de la Radio en la mayor de las Antillas.



‘Crónicas del Caribe’ es una semblanza de la vida que llevó el emigrante de América vista en la perspectiva de un hombre que vivió por la radio y para la radio, y que fue en el Caribe y Centroamérica, el protagonista esencial del invento que revolucionó la comunicación social en el siglo XX.

El asturiano Manuel Álvarez (a la derecha de gris), erigido en padre de la radio en Cuba, en la ya mítica 6EV, su primera emisora, que sacó al aire en los albores de 1920 cuando en Cuba y gran parte de Centroamérica no había llegado la radio.
La historia de Manuel «Manolín» comienza en el otoño de mil ochocientos noventa y nueve, a la luz de la invención de la radio por Guillermo Marconi.
En el seno de una familia española en Carreño, Asturias, siendo un niño con trece años, sin el viento de la edad a su favor, se resiste a seguir en su pueblo: la parroquia de Santiago de Ambás, y emprende la aventura de hacer las Américas.
Este es el resultado de tres décadas de búsquedas, en que apunté pacientemente la vida de Manuel, rastreé las huellas de su infancia española y armé su historia, gracias a la convivencia idílica que los dos tuvimos en Cuba y la radio.
Cuando Manuel se embarcó en el vapor francés La Normandie, en La Coruña gallega de 1905, era un rapaz en busca de la tierra prometida. Al llegar a La Habana, vivió en el Centro de Detención de Tiscornia la cruenta página de la leyenda negra de la inmigración en Cuba. Toreó el chantaje y las incomprensiones de petulantes cuando pretendió enseñar la radio como un invento humano, y pasó amarguras de todo tipo en el gran ruedo de la vida.

En el crepúsculo de su vida, el Ayuntamiento de Carreño (Asturias) le envió un hórreo de plata, lo que mas añoraba de su lejana infancia asturiana.
En mil novecientos veinte, Manuel comenzó una complicidad idílica con la radio. El camino fue afanoso y le llevó a las rutas creativas del diálogo con el pueblo, la creación de emisoras y la recreación artística e informativa de cuánto aconteció a su alrededor.
Dos años antes de la primera transmisión oficial de radio en Cuba, Álvarez abrió su legado histórico desde Caibarién en 1920, cuando inauguró la 6EV, una planta con veinte watts y en banda de doscientos veinticinco metros, que cimentó el firmamento sonoro de una época. Los reportes de la prensa de la época guardan constancia justiciera de los tiempos gloriosos que protagonizó el asturiano.
Un lustro después de la 6EV, en 1925, Manolín se empeñó y formó otra planta de radio bajo las siglas 6LO. En 1930 consiguió la tercera emisora, y por indicativo puso CMHD, la cual era escuchada en la banda de 325 metros con una potencia de 250 watts, la mayor entre las emisoras del interior del país.
El alcance humano del invento traspasó los límites de Caibarién, y Álvarez dispuso también de emisora a otra ciudad costera del norte cubano: Sagua la Grande (CMHA).
En la médula de su quehacer está, sin duda, la tenacidad del emigrante asturiano por llegar con su brazo a cualquier lugar del mundo. Sus emisiones inagotables trascendieron fronteras y llevaron el mensaje de las ondas a gran parte de Las Américas.
En Cuba, se relacionó con los círculos literarios de su tiempo y pudo codearse con grandes celebridades como el granadino Federico García Lorca, quien visitó a Caibarién, —su pueblo cubano— en el verano de 1930 junto al hispanista José María Chacón y Calvo (1892-1969), a quien Lorca había conocido en España, en 1922; trató a la chilena Gabriela Mistral (1889-1957), Premio Nobel de Literatura después, quien también recorrió la Villa en 1931. A todos les conoció cuando la radio les hacía brillar.
En 1982, en el crepúsculo de su existencia, con 94 años y ya ciego, el oficial Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) le reconoció la paternidad de la radio: “Manolín Álvarez transmitió en 1917 las primeras señales de radio en Cuba”, reza una placa en la casa donde tuvo su primera emisora en la calle de Céspedes, 7 en Caibarién, Villa Clara.
En la casa donde nació y vivió, en Santiago de Ambás, Carreño, Asturias, le recuerdan desde 1991, cuando Manuel habría cumplido 100 años. El Ayuntamiento de Carreño suscribió allí: “como homenaje a uno de sus hijos más distinguidos y que llevó en su corazón y en las ondas, el título para él más amado de ser español y de su asturiana Ambás, en Carreño”.
DATOS DEL AUTOR
Jesús Díaz Loyola, conoció y convivió en Cuba con “Manolín” Álvarez. El autor nació en la ciudad portuaria de Caibarién, en 1964; el testimoniante vivió más de 80 años en esa norteña localidad cubana; eso determina el encuentro de dos culturas, dos tiempos y una pasión común: la radio.
Díaz Loyola estudió periodismo en la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba; fue redactor-reportero de prensa en el diario Vanguardia, de Villa Clara, en Radio Progreso, Radio Rebelde, Radio Habana Cuba y en la Agencia de Información Nacional (AIN). Ha publicado sus trabajos en medios de comunicación de España y Estados Unidos. Actualmente reside en Madrid. 


‘Crónicas del Caribe’ es un documento que nos traslada en el tiempo a las distintas etapas que tuvo que vivir un emigrado del siglo pasado, atraído por el sueño de hacer Las Américas: una historia que se mueve desde la dureza de una vida, el viaje y el dolor por el aislamiento de la familia, el rudo trabajo y las costumbres hasta el sueño anhelado de la invención de la radio.

La palabra hablada y escrita

En la antigua Roma, atrio era un espacio abierto en sus míticas casas cercado de pórticos y destinado a reuniones familiares y a los huéspedes. En las iglesias romanas, atrio se describía en un patio amplio que miraba al exterior. Atrio son los extensos corredores al aire libre que se disipan a la majestuosidad de muchos templos y palacios en la fisonomía de las grandes ciudades de este mundo.

Y eso es @trio press, un espacio permanentemente abierto a los acontecimientos que han rodeado y rodean la vida. @trio Press (ATP Foro de Noticias) es una ventana a la actualidad en todos los horizontes del quehacer humano, y que dibujaremos con la imagen, el sonido y la palabra hablada y escrita.

@trio press-foro de noticias es una plaza pública en la red, un epicentro de atención cultural e invitación constante al foro libre.

El atrio triunfó en Roma tal como el ágora en Grecia como punto de encuentro y opinión tras la caída de la civilización micénica en el siglo VIII (Antes de Cristo). Hasta nuestros días, la más famosa, el Ágora de Atenas, es la única belleza arquitectónica de la Antigua Grecia que conserva, al menos, su techo original. Y allí, como marcándole el paso del tiempo está al aire libre el extenso corredor, el atrio, que se disipa al Ágora de Atenas.

En honor a esa pauta primera del derecho al foro y a la opinión sale @trio press. Como un foro público, un espacio para difundir actualidades. Vamos a contar la historia que vivimos a partir del testimonio que es uno mismo. Queremos, sobre todas las cosas, encontrar los protagonistas del pasado y del presente del derrotero que es la vida.

Esto es @trio press el espacio donde invitamos a contar la historia, la de este mundo y que, a veces, pasa inadvertida. Contáctenos y cuéntenos lo que quiera en Atrio Press, el foro de noticias. Nosotros lo diremos tal como nos lo cuenten. Bienvenido a @trio press.

Archivo del blog